dimarts, 1 de febrer de 2011

"Las flores del mal"

¿ Conoces, como yo, la tortura gustosa,
y haces decir de ti: "Oh, qué hombre singular!"?

Yo iba a morir. Y aquello en mi alma amorosa
era atracción y miedo, huir y desear.

Angustia y esperanza, indefinible cosa.
En el reloj de la arena la hora iba a llegar;
mi tortura se hacía áspera y deliciosa.
Mi corazón perdía su mundo familiar.

Yo estaba como el niño lleno de expectación
qye está esperando que se levante el telón ...
Y al fin se reveló la verdad, dura y fría:

estaba muerto ya; y la terrible aurora
me circundaba. ¿Como? ¿No había más ahora?
Estaba alto el telón, y la escena, vacía.

Baudelaire